Blog

Blog de psicología

gaslighting

Gaslighting: Una técnica de manipulación mental

El gaslighting, traducido como luz de gas, es una técnica utilizada por personas con muy baja o nula empatía cuyo objetivo es hacer dudar a la víctima de su propia cordura mental.

Gaslighting

El origen: Gaslight

Este término apareció por primera vez para describir este tipo de maltrato psicológico tras el estreno de Gas Light, la obra de teatro de Patrick Hamilton estrenada en 1938.

En esta obra el marido, el señor Manningham, trata de hacer creer a su nueva mujer que está paranoica, que desvaría y que tiene problemas de memoria.

Para hacer que su mujer dudara de su propio criterio, manipulaba los objetos del entorno a propósito, cambiaba la intensidad de las luces, provocaba ruidos en la casa, etc.

Luego, cuando ella le hacía algún comentario al respecto, él los negaba haciéndola dudar su propia cordura.

manipulacion

La mujer ya no sabía si lo que pensaba era cierto, producto de su imaginación o de algún problema mental.

El gaslighting en la actualidad

Durante los años 60 se comenzó a utilizar el término gaslighting para definir la conducta de manipulación repetitiva e intencionada dirigida modificar la percepción de la realidad de la víctima, confundiéndola y haciendo que dude de su propia salud mental.

¿Cómo detectar este tipo de manipulación?

La persona que utiliza esta técnica suele ser una persona de confianza. Puede darse en el ámbito familiar o entre amigos, pero donde más llama ha llamado la atención este fenómeno es en el ámbito de la pareja.

Este tipo de manipulación comienza sembrando la duda en la víctima y acaba por hacer que la persona pierda la noción de realidad.
Incluso, en algunos casos, la víctima se aleja del resto de personas pensando que sólo puede confiar en la persona manipuladora, ya que parece que es la única que entiende lo que le ocurre. Lo que hace que salir de esa trampa sea aún más difícil.

Algunas señales que nos indican que podemos ser víctimas del gaslighting son las siguientes:

Te hace dudar de tu memoria, de cosas que has dicho o hecho

El manipulador comienza enunciando una mentira que puede ser vista como una realidad.
Es decir, puede añadir una mentira a una situación que haya sucedido realmente y hacerle pensar a la víctima que lo ha olvidado.

Por ejemplo, imagina que le preguntas a tu pareja que dónde está el dinero sobrante de la compra del mes y tu pareja te dice que tú mismo lo gastaste, no recuerda bien si fue el martes o el miércoles, pero que cogiste de ahí dinero para pagar algo de vuestra mascota.
Tú crees recordar haber pagado con tarjeta porque era bastante cantidad de dinero, pero te hace dudar y no lo desmientes totalmente.

Te hace dudar de tu percepción de la realidad

Imagina que intentas decirle que algo que ha dicho o hecho te ha molestado.
Por ejemplo: “No me ha gustado nada como has reaccionado cuando la niña nos ha dicho la nota. Parece que nada de lo hace es suficiente para ti”.

La persona que hace uso de la técnica del gaslighting normalmente responderá con frases del siguiente tipo:

“Te lo estás imaginando, siempre soy el malo”
“Siempre llevas las cosas a tu terreno”
“Manipulas la realidad a tu antojo, no sabes el daño que me haces cuando piensas esas cosas, y lo peor es que te lo crees y me haces sentir culpable”

Provoca comportamientos no habituales en la víctima

Una vez que la persona ha sembrado la duda acerca del propio juicio mental en la víctima, esta puede llegar a realizar comportamientos que antes no eran habituales, lo que lleva a la víctima a entrar en el juego de la persona manipuladora.

Algunos de esos comportamientos pueden ser los siguientes:

Mentir para justificar un comportamiento de tu pareja

Aceptar como verdad cosas que te dice la persona manipuladora en lugar de mantener tu propia visión de lo ocurrido

Realizar comprobaciones mentales del propio comportamiento

Mirar el teléfono móvil de tu pareja

Pedir perdón por dudar de la otra persona

Preguntarle a otras personas si te ven bien últimamente

Dudar de la capacidad para llevar a cabo tareas que se realizaban normalmente o dudar de la capacidad para tomar decisiones propias.

¿Qué hacer si sospechas que eres víctima del gaslighting?

 

gaslighting

Si sospechas que están intentando manipularte pon límites, analiza la situación y, si sospechas que ha ocurrido más veces, trata de mantener tu visión de los hechos y confía en tu criterio.

Si alguien te dije que has dicho algo que va en contra de tus valores, no dejes que te haga dudar de ello. Puede pasar, pero no será algo habitual que actúes en contra de tus propios principios.

A veces es difícil percatarse de ello porque es un tipo de manipulación muy sutil que va adentrándose poco a poco en una relación.

Si sospechas que alguien está intentado manipular tu percepción de la realidad, que pone en duda tu memoria, que te hace pensar que estás perdiendo el juicio o que te hace sentir culpable, es aconsejable comentarlo con alguien externo a la relación. Su opinión puede ayudarte a aclarar lo que está ocurriendo.

 

¿Te ha parecido interesante?
¡Compártelo!


 
¿Quieres información sobre los tratamientos que ofrecemos en Epsiba Psicología?

Página de contacto

1 Comment

  • Heidi

    Le entendí a la perfección

  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *