La comunicación asertiva es una habilidad social que nos permite expresar nuestros pensamientos, sentimientos y necesidades de forma respetuosa, sin infringir los derechos del resto de personas. Con la comunicación asertiva podemos defender y expresar nuestras ideas y deseos de manera clara y directa, sin tener que recurrir a la pasividad o a la agresividad.

En nuestro día a día, la asertividad nos ayuda a establecer límites saludables. Por ejemplo, si un amigo nos pide un favor y no podemos cumplirlo, podemos decirle que no, de forma firme, pero respetuosa, explicándole las razones por las que no podemos hacerle ese favor sin ofender a la otra persona. De este modo, mantenemos nuestras relaciones basadas en el respeto mutuo y la comprensión.

Además, la comunicación asertiva ayuda a mejorar la autoestima, ya que al expresar nuestros sentimientos y necesidades, estamos reconociendo que eso que expresamos es válido, valioso, lo que nos ayuda a sentirnos más seguros y satisfechos con nosotros mismos.

En definitiva, ser asertivos nos permite interactuar de manera efectiva y respetuosa con los demás, mejorar nuestras relaciones y fortalecer nuestra autoestima.

Indice

Para entender mejor la comunicación asertiva, es útil compararla con otros estilos de comunicación: el pasivo y el agresivo.

  • Comunicación pasiva: Cuando nos comunicamos de forma pasiva, tendemos a evitar conflictos y a complacer a los demás renunciando a nuestras propias necesidades y deseos. Este estilo de comunicación puede llevar a una baja autoestima y a la aparición de resentimiento y frustración, ya que no expresamos lo que realmente pensamos o sentimos. Un ejemplo podrías ser el aceptar tareas adicionales en el trabajo a pesar de estar sobrecargados por miedo a decir que no.
Comunicación asertiva. Un estilo de comunicación no asertivo es el estilo pasivo. En esta imagen se muestra a un chico que no se niega a la petición de su jefe a pesar de que está saturado, lo que lo demuestra los folios que tiene por encima de la cabeza.
  • Comunicación agresiva: La comunicación agresiva implica expresar nuestras opiniones y deseos de forma dominante, a menudo desconsiderada, sin tener en cuenta los derechos y los sentimientos de los demás. Este estilo comunicativo puede causar conflictos y dañar nuestras relaciones. Un ejemplo de comunicación agresiva sería el exigir que se haga algo a nuestra manera, sin escuchar las ideas o necesidades de los demás.
  • Comunicación asertiva: En cambio, la comunicación asertiva, se sitúa en un punto medio. Expresamos nuestras opiniones, deseos y sentimientos de manera honesta y respetuosa, reconociendo al mismo tiempo los derechos y los sentimientos de las demás personas. Por ejemplo, podríamos decir “Aprecio que me consideres para este proyecto, pero en este momento tengo demasiadas tareas y no podré asumirlo. Podríamos buscar otra solución juntos.

La asertividad se fundamental en varios principios que definen y guían el comportamiento asertivo:

Los derechos personales:

Derecho a expresar sentimientos y opiniones 

Todos nosotros tenemos el derecho de comunicar lo que pensamos y sentimos sin miedo al rechazo ni a recibir críticas de los demás. Este principio resalta la importancia de la autenticidad en nuestras interacciones. Al ejercer este derecho afirmamos nuestra individualidad y nuestra dignidad como personas.

Derecho a decir no

Podemos rechazar solicitudes de otras personas sin sentirnos culpables por ello. Este derecho es muy importante para mantener nuestro bienestar y para gestionar nuestro tiempo y energía.

Derecho a cometer errores

Todos somos humanos y cometemos errores. Reconocerlos y aprender de ellos es parte de nuestro crecimiento personal y profesional.

Derecho a ser escuchados y tomados en serio

Nuestras opiniones y sentimientos merecen ser escuchados y respetados por los demás.

El Derecho a ser escuchados y tomados en serio en la comunicación asertiva. La imagen muestra a dos personas, una escuchando y otra hablando

Equilibrio entre derechos y responsabilidades

La asertividad no se trata únicamente de expresar nuestros derechos, también debemos reconocer y respetar los derechos del resto de personas. Esto posibilita la creación de un equilibrio que facilita la aparición y el mantenimiento de relaciones saludables y constructivas.

Responsabilidad personal

Tenemos que asumir la responsabilidad de nuestras acciones y de nuestras reacciones, lo que incluye el cómo comunicamos nuestras necesidades y cómo respondemos a las necesidades de los demás.

Asertividad Básica

Implica expresar necesidades, deseos y opiniones de manera directa y honesta. Por ejemplo, si nos invitan a un evento al que no podemos asistir, podríamos decir “Gracias por la invitación, pero no podré asistir porque tengo otro compromiso”.

Asertividad Empática

En este caso, reconocemos los sentimientos de la otra persona antes de expresar nuestras propias necesidades. Esto ayuda a mantener la empatía y la comprensión en la conversación. Un ejemplo sería “Entiendo que te encuentres molesto porque no he podido ayudarte, pero en este momento tengo otras responsabilidades que atender”.

Asertividad Escalante

Utilizamos este tipo de asertividad cuando nuestras necesidades no son reconocidas o respetadas en un inicio.Comenzamos con una expresión básica y aumentamos la firmeza si es necesario. Por ejemplo “Ya mencioné que no puedo trabajar horas extras esta semana. Es importante para mí que respetes mi tiempo personal”.

Asertividad Proactiva 

Este tipo de asertividad implica la expresión anticipada de nuestras necesidades y expectativas para evitar futuros malentendidos. Un ejemplo sería “Quisiera aclarar que prefiero recibir correos importantes antes del mediodía, ya que por la tarde estoy menos disponible para responder rápidamente”.

Autoestima y Autoconfianza

La autoestima es la forma en la que nos valoramos a nosotros mismos en diferentes áreas de nuestra vida (física, académica o profesional, social, personal). Una autoestima saludable nos permite reconocer nuestro valor como personas y nuestras propias capacidades. En fundamental para la comunicación asertiva.

Mientras que la autoconfianza se refiere a la a la creencia en nuestra propia capacidad para la realización de tareas y para enfrentar desafíos, lo que también es importantes para la comunicación asertiva. Confiar en nuestras habilidades de comunicación nos ayuda a ser firmes y claros al expresar nuestras opiniones y sentimientos

Cuando nos valoramos y confiamos en nuestras habilidades, es más fácil que expresemos nuestras necesidades de forma clara y respetuosa.

La importancia de la autoconfianza en la asertividad: la imagen muestra a tres personas. La persona ubicada en el centro muestra una actitud de confianza con las manos elevadas a la altura del pecho

Expresión emocional

La capacidad de expresar nuestras emociones de forma apropiada es indispensable para comunicarnos de forma asertiva y para ello es importante reconocerlas primero. Es decir, para ser asertivos, primero debemos ser conscientes de nuestras propias emociones, lo que habitualmente supone que nos tomemos un momento para identificar lo que estamos sintiendo antes de expresarlo

¿Cómo comunicar nuestras emociones?

Para comunicar nuestras emociones de forma asertiva, es importante que lo hagamos en primera persona, que utilicemos frases en primera persona que describan el cómo nos sentimos y el por qué, su motivo. Este enfoque nos permite expresar nuestras emociones de manera clara y respetuosa, evitando malentendidos y reduciendo las posibilidad de conflicto.

Una frase en primera persona suele tener 3 componentes básicos:

Declaración del sentimiento: Comenzamos la frase con una expresión clara de lo que sentimos 

Comportamiento específico: Describimos en comportamiento o situación que ha provocado ese sentimiento.

Efecto del comportamiento: Explicamos el impacto que ese comportamiento tiene en nosotros

Por ejemplo, imaginad que un amigo cancela planes en el último momento. Una forma de expresarnos asertivamente sería “Me siento decepcionado cuando cancelas nuestros planes en el último momento porque valoro nuestro tiempo juntos y esto me hace sentir que no es una prioridad para ti.”

Escucha Activa 

La escucha activa es la capacidad de escuchar atentamente y responder de manera apropiada a a las personas con las que nos estamos comunicando. Es algo muy importante en la comunicación asertiva ya que denota respeto y consideración por los sentimientos y las opiniones de los demás.

La atención plena es uno de los componentes de la escucha activa e implica concentrarnos completamente en la persona que está hablando, sin distracciones

Luego, parafrasear lo que ha dicho la otra persona y reflejar sus emociones puede ayudarnos a asegurar que hemos entendido el mensaje correctamente.

Por ejemplo, pongamos el caso de que un amigo nos cuenta que está pasando por una situación difícil, podríamos responder “Parece que estás bastante afectado por lo que te ocurrió con X ¿Quieres hablar más sobre eso y ver si encontramos una solución juntos?”

La escucha activa en la comunicación asertiva: la imagen muestra una oreja

Claridad y coherencia en el mensaje 

Para ser asertivos es muy importante que nuestro mensaje sea claro y coherente. Esto implica que al expresar nuestras necesidades o deseos seamos claros y precisos y que tratemos de evitar el uso de palabras que puedan ser interpretadas de diferentes maneras.

Por ejemplo, en lugar de decir “Me gustaría que tal vez, si puedes, llegues un poco más temprano”, podemos ser claros y decir “Necesito que llegues a tiempo para que podamos empezar sin retraso”.

Desarrollar la habilidad de comunicarnos asertivamente requiere de práctica y de la puesta en marcha de diferentes estrategias y técnicas, como las que vamos a explorar en este punto:

Uso de mensajes “Yo”

Como hemos visto ya, utilizar los mensajes en primera persona es una técnica fundamental en la comunicación asertiva. Estos mensajes nos ayudan a expresar nuestros sentimientos, emociones y necesidades sin acusar a la otra persona, lo que reduce la probabilidad de que se una respuesta defensiva en al otra parte.

Recordemos la estructura de los mensajes “yo”:

  1. Declaración del sentimiento
  2. Comportamiento específico
  3. Efecto del comportamiento

En lugar de decir “Nunca escuchas lo que digo”. Podríamos decir “Me siento ignorado cuando no prestas atención a lo que estoy diciendo porque me hace sentir que mi opinión no importa”.

Técnicas de retroalimentación constructiva

La retroalimentación constructiva es fundamental para el crecimiento personal y profesional y debe ser proporcionada de manera asertiva para ser efectiva. Para ello es necesario que sea:

Específica, que se enfoque en comportamientos específicos en lugar de en algo general.

Basada en hechos, proporcionando ejemplos concretos.

Orientada a soluciones, sugiriendo formas de mejorar o cambiar el comportamiento.

Modelo de retroalimentación DESC

Describir: “Cuando interrumpes mientras estoy hablando…”

Expresar: “Me siento frustrado..”

Especificar: “Porque me cuesta terminar mis ideas…”

Consecuencias: “Preferiría que esperes a que termine de hablar antes de responder”.

Manejo del lenguaje no verbal 

la importancia del lenguaje no verbal en la comunicación asertiva: la imagen muestra una cara con diferentes expresiones emocionales

El lenguaje no verbal se refiere a los gestos, las expresiones faciales, la postura, el tono de voz…Y es una parte esencial de la comunicación asertiva. Nuestro lenguaje corporal ha de ser congruente con nuestras palabras para evitar malentendidos y fortalecer nuestro mensaje.

Elementos clave del lenguaje no verbal

Contacto visual: Mantener el contacto visual muestra que estamos comprometidos y seguros 

Postura abierta y relajada ya que transmite receptividad y confianza

Gestos: Utilizar gestos que complemente y refuercen nuestro mensaje 

Tono de voz: Un tono de voz calmado y firme es más efectivo que un tono alto y agresivo.

Asertividad en la resolución de conflictos

La resolución de conflictos asertiva implica abordar los desacuerdos y problemas de manera directa, respetuosa y buscando soluciones que beneficien o que perjudiquen lo menos posibles a todas las partes involucradas.

Pasos para resolver conflictos asertivamente:

  1. Identificar el problema: Clarificar cuál es el conflicto específico.
  2. Expresar los sentimientos: Usar mensajes en primera persona para expresar cómo nos afecta el problema.
  3. Proponer soluciones: Sugerir alternativas y estar abiertos a las sugerencias de los demás.
  4. Llegar a un acuerdo: Negociar hasta encontrar una solución aceptable para todos.

Por ejemplo, si tenemos un conflicto con un compañero de piso sobre las tareas del hogar, podemos decir: «Me siento agobiado porque siento que estoy haciendo la mayoría de las tareas del hogar. Me gustaría que distribuyéramos las tareas de manera más equitativa ¿Podemos hacer un horario para dividir las responsabilidades?”

Técnica de Disco Rayado 

Esta técnica es útil para mantenernos firmes en nuestra posición sin necesidad de entrar en confrontaciones. Es sencilla, consiste en repetir nuestro punto de vista, de ahí el nombre, de forma calmada y persistente sin dejarnos llevar por las emociones o la manipulación.

Por ejemplo, si alguien nos presiona para hacer algo que no queremos, podemos responder “Lo siento, no puedo hacerlo ahora” y seguir repitiendo esa frase calladamente, sin ceder a la presión.

Técnica de la Pregunta Asertiva

La técnica de la pregunta asertiva consiste en hacer preguntas abiertas que inviten a la reflexión por parte de la otra persona acerca de su comportamiento. Es útil para desarmar situaciones de conflicto y promover el diálogo constructivo.

Pongamos por caso que alguien nos critica de forma injusta, podríamos responder “¿Qué te hace pensar eso?”

Técnica de Aplazamiento

Técnicas de comunicación asertiva. La técnica del aplazamiento. La imagen muestra una señal de stop

A veces, puede ser útil aplazar una respuesta para darnos tiempo a pensar y evitar reacciones impulsivas. La técnica del aplazamiento nos permite mantener el control sobre la situación y responder de manera más asertiva. Por ejemplo, si recibimos una petición que no estamos seguros de poder cumplir, podemos decir “Necesito tiempo para pensar en esto. Te daré una respuesta mañana”.

Técnica de la Asertividad Positiva

La asertividad positiva conlleva el reconocer y elogiar aspectos positivos en la otra persona antes de expresar nuestra necesidad o preocupación, lo que suele suavizar el impacto de lo que vayamos a comunicar y generar una respuesta más receptiva por parte de la persona que recibe el mensaje. Por ejemplo, podríamos decir “Aprecio mucho tu esfuerzo en este proyecto. Me gustaría discutir una idea que creo que podría mejorarlo aún más”.

Técnica de la Visualización

Podemos utilizar la visualización antes de enfrentar una situación desafiante para practicar nuestra respuesta asertiva. Imaginar el contexto donde vamos a expresarnos y cómo vamos a reaccionar puede ayudarnos a sentirnos más preparados y seguros. 

Por ejemplo, antes de una reunión que percibimos como difícil podemos imaginar o visualizar cómo vamos a presentar nuestras ideas y responder a posibles objeciones de forma calmada y asertiva.

Escrito por Esther Blázquez Álvarez, psicóloga en Epsiba Psicología en Salamanca y psicóloga online mediante videoconferencia.

4.9/5 - (7 votos)