La manipulación es una estrategia que utilizan algunas personas para influir o controlar a otros con el fin de conseguir un beneficio personal.

Aunque la manipulación puede darse de diferentes formas, su núcleo radica en la habilidad para cambiar sutilmente el comportamiento o la percepción de alguien, normalmente, sin que esta persona se de cuenta de que está siendo influenciada de tal manera.

Creo que comprender las técnicas de manipulación es importante tanto para protegernos personalmente como para fomentar dinámicas de relaciones saludables basadas en el respeto mutuo.

Indice

Básicamente, la manipulación es una forma de influencia social basada en comprender las vulnerabilidades de los demás para, posteriormente, explotarlas. 

Ahora, para comprender por qué hay ciertas técnicas de manipulación que son efectivas os voy a mostrar lo siguiente:

Entendiendo las Vulnerabilidades

Todos nosotros tenemos ciertas necesidades y deseos, como la necesidad de sentirnos valorados, queridos o seguros. Las personas manipuladoras son expertas en identificar estas necesidades y se presentan como una solución a ellas. Por ejemplo, si alguien se siente solo, esta persona manipuladora le ofrecería atención y amistad, creando un fuerte lazo emocional, para después explotarlo.

Selección de Víctimas

Selección de víctimas en la manipulación. En la imagen salen personas de diferentes lugares representando la variedad de personas que pueden ser víctimas de la manipulación.

Pero ¡Cuidado! No todas las personas somos susceptibles a la manipulación en la misma medida.  Hay personas que tienden a ser más confiadas, empáticas,  buenas personas, que presentan baja autoestima o que valoran mucho las relaciones personales. Estas son las preferidas para los y las manipuladoras. Esto no significa que ser confiado sea negativo, al contrario, me parece un rasgo muy importante dentro de las relaciones. Sin embargo, a manos de una o un manipulador, el ser confiado es un gran punto a favor para la influencia y el control.

Por ejemplo, imaginad a una persona que tiene tendencia a ayudar a los demás de forma natural, porque le agrada ayudar básicamente. Una persona manipuladora podría aprovechar esto y aprovecharse de esa disposición para su beneficio pidiendo favores constantemente y raramente ofreciendo algo a cambio.

Mecanismos Psicológicos Detrás de la Manipulación

Las personas manipuladora suelen utilizar la persuasión, la mentira y la explotación de la confianza para conseguir sus objetivos, como por ejemplo, el hacer promesas que nunca cumplirán o tergiversar la realidad para hacer que sus palabras sean más razonables.

La manipulación funciona porque juega con nuestras emociones y con el deseo de conectar con los demás. Comprender cómo y por qué somos susceptibles a la manipulación es el primer paso para protegernos de ella.

Las técnicas de manipulación son variadas y pueden ser muy sutiles por lo que a veces es difícil reconocerlas hasta pasado un tiempo. Ahora vamos a ver algunas de las técnicas de manipulación más comunes con el objetivo de que las podáis identificar:

Gaslighting: Inducción a la duda y cuestionamiento de la realidad

El gaslighting es una estrategia que busca hacer a la víctima dudar de su memoria, de su percepción o incluso de su propia cordura. La persona manipuladora puede insistir en que ciertas situaciones nunca ocurrieron, generando confusión en la víctima, o minimizar los sentimientos de la víctima para quitarle importancia a ciertos eventos. Por ejemplo, la persona manipuladora puede insistir, tras una discusión, en no dijo algo que realmente sí dijo.

Love Bombing: Excesiva demostración de afecto como herramienta de control

El Love Bombing conlleva la realización de excesivos gestos de amor y afecto al inicio de la relación para luego retirar ese afecto como herramienta de control (reforzamiento intermitente). Imaginad a alguien que al principio, cuando le conocisteis era extremadamente cariñoso/a y atento/a, pero luego usó ese afecto como moneda de cambio para conseguir otras cosas.

Triangulación: Generación de tensión mediante la comparación con terceros

La triangulación aparece cuando la persona manipuladora introduce a una tercera persona en la dinámica de la relación. Esta persona puede ser real o ficticia. El objetivo es crear rivalidad, celos o validar un argumento o punto de vista. 

Por ejemplo, pongamos el caso de una pareja, Damiana y Alberto. Alberto comienza a hablar frecuentemente de Ana, una amiga del trabajo, destacando lo increíble y comprensiva que es. A menudo la compara con ella directamente y de forma más sutil, como por ejemplo, diciendo “Me sorprende como Ana a pesar de lo increíblemente bien que lo hace en el trabajo, tenga tiempo para sus hobbies. Deberías pedirle algún consejo”. Este tipo de comentarios, aunque al principio parezcan inocuos, tienen un efecto: Damiana se va sintiendo insegura, insuficiente, y siente que está compitiendo con Ana, a quien ni siquiera conoce, para impresionar a Alberto.

Obligación Falsa: Crear una deuda emocional o social ficticia

La persona manipuladora hace que la víctima sienta que debe algo, que está en deuda, ya sea esto un favor, lealtad o cualquier otro compromiso. Este es el clásico “Después de todo lo que he hecho por ti, esto es lo menos que puedes hacer”.

Imaginad que Lorena ayuda a Marta a mudarse sin que ella se lo haya pedido expresamente. Tras la mudanza, cada vez que Lorena necesita un favor le recuerda a Marta esa vez que le ayudó con la mudanza, insinuando que le debe algo a cambio.

Aislamiento: Reducción del soporte social de la víctima

El aislamiento es una técnica de manipulación que le quita a la víctima su red apoyo, haciendo más difícil que se defienda, busque ayuda o intercambie opiniones sobre lo que está pasando con la persona manipuladora. El aislamiento puede ser muy directo, verbalizándole a alguien directamente que no vea a sus amigos o familia o tan sutil como sembrar discordia entre la víctima y su círculo más cercano.

Refuerzo Intermitente: Alternancia entre recompensa y castigo para crear dependencia

Sobre el reforzamiento intermitente tenéis un artículo el mi blog y un vídeo en mi canal de YouTube por si queréis profundizar en ello. Digamos que es similar al funcionamiento de las máquinas tragaperras y acaba creando una adiccion emocional a la persona manipuladora alternando entre las muestras de afecto y reconocimiento y la desaprobación o directamente la ausencia de respuestas hacia la víctima. 

Silbato de Perro: Cuando solo el receptor del mensaje entiende lo que dice el emisor 

Esta técnica de manipulación conlleva el uso de mensajes que pueden pasar desapercibidos para el resto de personas cuando se dicen en grupo, pero para la víctima tienen un significado especial. 

Poneos en la situación de que le acabáis de expresar a vuestro jefe la necesidad de trabajar a media jornada porque tenéis la necesidad de equilibrar vuestra vida personal con la profesional y de repente en una reunión vuestro jefe hace un comentario sobre «aquellos que realmente entienden el valor del esfuerzo duro” y os mira directamente. Probablemente para el resto de personas ese comentario pase desapercibido, pero no para ti, quien ha hablado con él previamente sobre la necesidad de reducir las horas de trabajo. 

Proyección: Atribuir los propios defectos o intenciones a otra persona

La proyección como técnica de manipulación se da cuando la persona manipuladora acusa a la víctima de comportamientos o sentimientos que en realidad tiene la propia persona manipuladora. La consecuencia es que la víctima se siente confusa y además el o la manipuladora, desvía la atención de sus propias acciones.

Por ejemplo, en un equipo de trabajo, una persona constantemente acusa a sus compañeros de no ser comprometidos y de tener una ética de trabajo deficiente. Sin embargo, en realidad, es esta persona quien a menudo llega tarde, se pierde plazos y contribuye mínimamente a los proyectos. 

Minimización de las Habilidades de Otras Personas: Degradar los logros y capacidades de otros para mantener una posición de poder

Minimizar las habilidades de otras personas implica restar importancia o desvalorizar los logros conseguidos por la víctima con el objetivo de hundir su autoconfianza y asegurar una dinámica desigual de poder.

La manipulación tiene diversas consecuencias:

Confusión y dudar acerca de uno mismo

Algunas técnicas de manipulación como el gaslighting pueden hacer que las víctimas duden de su propia memoria confundiendo los hechos, las percepciones y sus propios juicios. Por ejemplo, imaginad que después de una discusión, la persona manipuladora niega haber dicho algo que evidentemente sí que dijo. Esto tiene como consecuencia que la víctima cuestione su propia versión de la realidad.

Disminución de la autoestima

Las técnicas de manipulación que tienden a minimizar a la otra persona suelen acabar haciendo mella en la autoestima de la víctima. Imagina a alguien que constantemente hace comentarios despectivos sobre el esfuerzo o sobre los logros de otra persona, sugiriendo que nunca son suficientes.

Depresión y ansiedad

Exponerse continuamente a un contexto donde la manipulación está presente puede acabar generando ansiedad y/o depresión en las víctimas. Además, estar continuamente tratando de complacer al manipulador o manipuladora o tratar de evitar conflictos de forma prolongada en el tiempo, es agotador emocional y mentalmente.

depresión y ansiedad en la manipulación. Imagen de una persona agachada con humo negro en la cabeza

Problemas de confianza

Las víctimas de manipulación pueden acabar desarrollando desconfianza hacia los demás, lo que dificulta la formación y el mantenimiento de relaciones saludables. Por ejemplo, una persona que ha sido manipulada por una amistad cercana puede tener dificultades para confiar en nuevas personas.

Aislamiento social 

Otra de las consecuencias de la manipulación puede ser el aislamiento social, ya que la persona manipuladora, a través de diferentes tácticas, puede dejar a la víctima sin una red de apoyo, lo que aumenta la dependencia hacia la propia persona manipuladora.

Es importante recordar que el impacto de la manipulación no refleja la fortaleza o valor de una persona. Recuperarse de los efectos psicológicos de la manipulación es posible e implica reconocer que uno o una misma ha sido víctima de este tipo de comportamientos, buscar apoyo y trabajar hacia la reconstrucción de la autoestima, el autoconcepto y la confianza hacia uno mismo y los demás.

Lo primero es reconocer las señales de la manipulación. Para ello podemos fijarnos en lo siguiente:

Cambios en el comportamiento

Si una persona es muy amable o atenta cuando necesita un favor, pero luego se muestra de forma indiferente hacia nosotros o tiene una actitud despectiva, incluso, podemos estar frente al reforzamiento intermitente como técnica de manipulación. Por ejemplo, imaginad que estáis en clase y un compañero vuestro se muestra súper amable un par de días, os pide los apuntes y luego desaparece y vuelve a hacer lo mismo cuando cada vez que se acerca un examen.

Sentimientos de culpa o deuda sin motivo

Si te encuentras haciendo algo que normalmente no harías bajo la premisa de que debes algo a alguien puede que estés experimentando una obligación falsa. Véase el caso de un amigo que te recuerda un favor que te hizo hace dos meses parta que le apoyes en algo con lo que no te sientes del todo cómodo.

Y ahora ¿Qué podemos hacer para protegernos de la manipulación?

Establece límites claros 

Define y comunica tus límites en tus relaciones personales, esto es muy importante. Si una persona, una amigo, tu pareja, un familiar, intenta presionarte para que hagas algo que va en contra de límites, como insistir en pedirte dinero, por ejemplo, a pesar de haber expresado tu incomodidad con ese tema, es importante que reafirmes tus límites a modo de forma clara y directa a modo de disco rallado. 

Confía en tu percepción

Frente al gaslighting es importante que confiemos en nuestra percepción y en nuestros recuerdos. Si alguien cercano utiliza mucho esta técnica, puede ser útil mantener un diario de situaciones para validar tus experiencias y consultarlo cuando el o la manipuladora te haga dudar de la realidad.

Frente a la manipulación confía en tu percepción. Imagen con pulgar arriba dando confianza

Busca apoyo externo

Comentar con tus amigos de confianza, compañeros de trabajo o con familiares ciertas situaciones que te ocurren con la posible persona manipuladora puede proporcionarte una perspectiva externa sobre la situación y que eso te ayude a ver la realidad de una forma más objetiva para afrontarla de mejor manera.

Infórmate

La verdad que conocer cuáles son y cómo funcionan las técnicas de manipulación es muy útil para detectarlas.

En conclusión, la manipulación es una estrategia que se nutre de las vulnerabilidades psicológicas y que afecta tremendamente al bienestar de las víctimas. Reconocer estas técnicas de manipulación y las consecuencias que pueden tener en nosotros es clave para protegerse y promover relaciones saludables basadas en el respeto y la honestidad.

Escrito por Esther Blázquez Álvarez, psicóloga en Epsiba Psicología en Salamanca y psicóloga online mediante videoconferencia.

5/5 - (3 votos)