Blog

Blog de psicología

adiccion a las compras

Oniomanía: La compra compulsiva

Oniomanía

La oniomanía o síndrome del comprador compulsivo forma parte de los trastornos de control de impulsos.

Tiende a clasificarse como una conducta adictiva ya que en un primer momento la compra se realiza por la sensación placentera que genera, mientras que cuando pasa a ser un trastorno, ese placer que se experimentaba en un primer momento pasa a ser una necesidad dando lugar a una dependencia psicológica.

La dependencia psicológica en el trastorno de adicción a las compras conlleva la pérdida de interés en actividades que se realizaban anteriormente ya que estas no le proporcionan la misma sensación gratificante que sí le generaban antes.

La adicción a las compras

compra compulsiva

El trastorno de la compra compulsiva se caracteriza por la dificultad para controlar los impulsos asociados a la adquisición de nuevos productos.

Normalmente la adicción a las compras surge por un sentimiento de vacío o de insatisfacción personal.
Con la realización de una compra, ese sentimiento disminuye, por lo se que continúa comprando hasta que aparece la sensación de culpabilidad.

El comprador compulsivo, a la hora de realizar la compra no tiene en cuenta si lo que va a adquirir es necesario o no.
Cuando realiza la compra experimenta una gran satisfacción, pero esa sensación va desapareciendo y al poco tiempo aparecen sentimientos de culpa y arrepentimiento por las compras realizadas.

Ese malestar que experimenta la persona, le lleva a realizar una nueva compra con la que vuelve a sentir satisfacción y elimina así la sensación de culpa, pero a las pocas horas vuelve a sentir arrepentimiento y culpabilidad.

En algunas ocasiones la persona intenta deshacerse de los productos comprados regalándolos o destruyéndolos en un intento de sentirse mejor o de solucionar el problema, pero eso no evita que vuelva a comprar.

La rueda del comprador compulsivo

adiccion a las compras

 

Diferencias entre el comprador compulsivo y el comprador normal

En la oniomanía la compra se realiza con el fin de eliminar diferentes sensaciones o emociones como la ansiedad, tristeza, sensación de vacío, aburrimiento, enfado, etc.

Cuando la persona realiza una compra, esa sensación desaparece de forma instantánea, aunque posteriormente, la persona se siente arrepentida.
La compra que realiza un comprador compulsivo, no se basa en la necesidad real de adquirir un producto, si no de llenar un vacío emocional o de suplir la necesidad que le genera el ver un artículo en concreto.

Además, de esa característica, en la compra compulsiva, este tipo de compras se dan varias veces al mes y, normalmente, no se tienen en cuenta los costes de esas compras ya que se realizan de forma impulsiva, lo que hace que en ocasiones se endeuden con familiares o amigos para poder pagar los productos comprados.

Características de la compra compulsiva

    • Necesidad de adquirir un producto sin que este sea realmente necesario
    • Sensación de pérdida de control respecto a las compras
    • Gastos desmesurados
    • Arrepentimiento y asombro al comprobar lo que se ha gastado
    • La mayor parte del tiempo libre lo dedica a realizar compras
    • Repetición de las compras compulsivas a pesar de las consecuencias negativas con conlleva ese comportamiento
    • Fracaso ante el intento de controlar los gastos

En el caso de un consumo normalizado, la compra se realiza de forma consciente, no impulsiva, y en base a una necesidad aunque a veces esta sea mínima, ya que se le da uso al producto adquirido.
Cuando el consumo se realiza de forma adecuada no hay un descontrol en los gastos que generan las compras, por lo que el comprador tampoco se asombra al ver lo que ha gastado a final de mes.

 

¿Quieres información sobre los servicios que ofrecemos en Epsiba Psicología?

Página de contacto

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *