El trastorno de personalidad narcisista es una condición que se distingue por un patrón de grandiosidad, una necesidad excesiva de admiración y una notable falta de empatía hacia los demás. Aunque todos tenemos rasgos narcisistas en cierta medida, esta forma patológica del narcisismo puede tener serias implicaciones en las relaciones interpersonales, incluido el entorno familiar.

En el ámbito de la paternidad, este trastorno puede manifestarse de diversas maneras, afectando tanto a la persona que lo padece como a sus hijos. 

Un padre con un trastorno de personalidad narcisista podría, por ejemplo, anteponer sus propias necesidades y deseos a los de sus hijos. Este enfoque egoísta o egocéntrico puede resultar en una falta de interés en el bienestar emocional de los hijos, lo que a su vez puede llevar a una dinámica familiar disfuncional. En este contexto, los hijos podrían sentirse emocionalmente descuidados o incluso ser manipulados para satisfacer las necesidades del padre.

Un estudio reciente de Victor A. Hurtado Torres, titulado «Historia Clínica Multigeneracional de una Familia con Varios Miembros con Trastorno de Personalidad Narcisista», aborda cómo estos rasgos narcisistas pueden perpetuarse a lo largo de generaciones. Este ciclo puede y suele tener un impacto negativo en el desarrollo emocional y social de los hijos.

Además, el estudio también destaca algunas características específicas de los padres con un trastorno de la personalidad narcisista:

  • Falta de Amor Verdadero: Estas personas no sienten un amor genuino por sus hijos, su amor propio es el que predomina. Utilizan a sus hijos para alcanzar sus propios objetivos, como controlar la dinámica familiar.
  • Roles Diferenciados en los Hijos: En una familia con esta dinámica, puede haber «niños dorados» y «chivos expiatorios», recibiendo cada uno un trato diferente.
  • Competencia y Envidia: Pueden ver a uno o más de sus hijos como competencia, llegando incluso a sentir envidia o resentimiento hacia ellos.
  • Intrusividad: Impiden que la individualidad de sus hijos se desarrolle, siendo invasivos en sus asuntos personales.
  • Inconsistencia: Hay una discordancia entre sus palabras y acciones. Pueden aparentar ser padres ejemplares en público, pero su comportamiento en privado contradice esta fachada.

Indice

¿Cómo diferenciar si alguien tiene un trastorno de personalidad narcisista del narcisismo no patológico?

Es muy importante distinguir entre narcisismo como un rasgo de personalidad y el trastorno de personalidad narcisista como una condición clínica. 

Mientras que el narcisismo es una característica que todos poseemos en alguna medida y que puede incluso ser funcional en ciertos contextos, el trastorno de personalidad narcisista es una forma patológica, que tiene un impacto negativo en la vida de la persona y en sus relaciones interpersonales.

Por ejemplo, alguien con rasgos narcisistas podría disfrutar siendo el centro de atención en una fiesta, pero aún así podría mostrar empatía y preocupación por los demás. En contraste, una persona con un trastorno de la personalidad narcisista podría manipular a los demás, mentir, para ser el centro de atención y carecer completamente de interés en el bienestar de los demás.

padre narcisista en una fiesta siendo el centro de atención

Criterios diagnósticos del trastorno de personalidad narcisista

Para que una persona sea diagnosticada con el trastorno de personalidad narcisista, incluyendo a un padre, este debe cumplir con ciertos criterios como los que se describen en el DSM-V:

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), los criterios diagnósticos para el trastorno narcisista incluyen:

  • Un sentido grandioso de autoimportancia.
  • Fantasías persistentes de éxito ilimitado, poder o belleza.
  • Creencia de ser especial y único.
  • Necesidad excesiva de admiración.
  • Sentido de derecho o merecimiento.
  • Falta de empatía hacia los demás.
  • Envidia hacia los demás y creencia de que los demás lo envidian.
  • Actitudes y comportamientos arrogantes o altivos

Características de un Padre con un Trastorno Narcisista de la Personalidad

No hace mucho, subí un artículo y un vídeo a mi canal de YouTube hablando sobre las madres con un trastorno de personalidad narcisista. Hoy os voy a comentar los comportamientos que aparecen en los padres con un trastorno narcisista de la personalidad, pero también pueden ser comunes con los que se dan en las madres con un trastorno narcisista.

Falta de Empatía

Uno de los rasgos más distintivos del trastorno narcisista de la personalidad es la falta de empatía. En el contexto de la paternidad, esto se traduce en una incapacidad para reconocer y responder adecuadamente a las necesidades y sentimientos de los hijos. Un padre con estas características podría ignorar las señales emocionales de su hijo, como el llanto o la tristeza, y centrarse en sus propias necesidades en lugar de en las del niño.

Grandiosidad

La grandiosidad es otra característica central. Un padre con un trastorno narcisista de la personalidad podría tener expectativas poco realistas sobre las habilidades y logros de sus hijos, viéndolos como una extensión de sí mismo. Esto puede llevar a una presión excesiva sobre los hijos para que cumplan con las altas expectativas del padre, lo que a menudo resulta en estrés y ansiedad para el hijo.

Necesidad de Admiración

La necesidad constante de admiración y validación es otra manifestación común. Estos padres pueden buscar continuamente elogios y reconocimiento, tanto de sus hijos como de otros. Esto puede llevar a una dinámica en la que el hijo siente que debe constantemente «ganarse» el amor y la aprobación del padre o la madre, lo que puede ser agotador.

Manipulación Emocional

representa como un padre narcisista manipula a las personas a través de un títere con una venda

Los padres con un trastorno narcisista de la personalidad a menudo recurren a la manipulación emocional para controlar a sus hijos. Esto puede incluir el chantaje emocional, la culpabilización o el victimismo.

Por ejemplo, imaginad que José siempre le dice a su hijo que si realmente lo amara, haría todo lo que él le pide, creando un ambiente de culpabilidad y sensación de obligación emocional.

Competitividad con los Hijos

La competencia con los hijos es otra manifestación específica en los padres narcisistas. En lugar de actuar como un guía o un apoyo, estos padres ven a sus hijos como rivales. Pueden sentir celos de los logros de sus hijos y tratar de minimizarlos.

Por ejemplo, imaginad que un padre se enorgullece de sus habilidades en el baloncesto y, en lugar de enseñar a su hijo a mejorar, lo desafía constantemente en partidos solo para demostrar que él es mejor.

Negligencia Afectiva

La negligencia afectiva es quizás una de las manifestaciones más dañinas. Estos padres no proporcionan el apoyo emocional que los hijos necesitan para un desarrollo saludable. En lugar de ofrecer un amor incondicional, estos padres ofrecen un «amor condicional» basado en el rendimiento o el cumplimiento de sus propias necesidades y expectativas.

Imaginad a Luis, un padre que raramente muestra afecto o interés en las actividades o logros de su hijo, centrando todas las conversaciones en sí mismo y sus propias hazañas.

Control y Dominio

Los padres con un trastorno narcisista de la personalidad pueden exhibir un fuerte deseo de controlar y dominar a sus hijos y a la familia en general, lo que puede manifestarse en la toma unilateral de decisiones importantes, sin tener en cuenta las opiniones o sentimientos de los demás miembros de la familia.

una hija sentada en el sofá co un oso de peluche y detrás su padre narcisista con una cuerda en la mano

Desapego Emocional

A menudo, estos padres pueden mostrar un desapego emocional hacia sus hijos, evitando involucrarse en actividades que requieran una conexión emocional profunda. Este desapego puede ser especialmente evidente en situaciones que tradicionalmente se consideran «femeninas», como el cuidado emocional o el apoyo en momentos de vulnerabilidad.

Rigidez en Roles de Género

La rigidez en los roles de género es otra característica que puede estar más presente en los padres con este trastorno que en las madres. Pueden tener expectativas estrictas sobre lo que consideran comportamientos «masculinos» y «femeninos», y presionar a sus hijos para que se adhieran a estos roles, lo que puede ser especialmente problemático si el hijo no se identifica con las normas de género tradicionales. Vamos, que si el hijo es un chico, debe comportarse como el padre cree que se comporta un chico y viceversa.

Falta de Responsabilidad Emocional

Estos padres pueden eludir la responsabilidad emocional dentro de la familia, dejando la carga del cuidado emocional a la madre o a otros cuidadores, lo que crea un desequilibrio en la dinámica familiar, donde una persona se ve sobrecargada mientras que el padre narcisista se desentiende.

Desvalorización de la Maternidad

En algunos casos, estos padres pueden desvalorizar o minimizar la importancia de la maternidad y el rol de la madre en la vida de los hijos. Esto puede manifestarse en comentarios despectivos o en la falta de apoyo hacia la madre, lo que contribuye a una dinámica familiar tóxica, que además los hijos ven desde que son pequeños y pueden desarrollarlo luego en sus relaciones.

Competencia Económica

La competencia económica es otra manifestación que puede ser más común en padres del género masculino. Pueden utilizar su estatus económico como una forma de ejercer poder y control sobre la familia, utilizando el dinero como una herramienta de manipulación.

Invalidación Emocional

Los padres narcisistas a menudo invalidan los sentimientos de sus hijos, minimizando o ignorando sus emociones. Esto puede manifestarse en comentarios como «Estás siendo demasiado sensible» o «No tienes razón para sentirte así», lo que puede hacer que el hijo dude de sus propias emociones y percepciones.

padre narcisista gritando a su hijo

Idealización y Desvalorización

Estos padres pueden alternar entre la idealización y la desvalorización de sus hijos. En un momento, el hijo puede ser el «niño dorado», lleno de potencial y digno de admiración, y en el siguiente, puede ser criticado duramente por no cumplir con las expectativas del padre.

Uso de la Culpa y la Vergüenza

La manipulación a través de la culpa y la vergüenza es muy común. Los padres narcisistas pueden hacer sentir a sus hijos que son responsables de su bienestar emocional, o que deben sentirse avergonzados por no ser lo que el padre espera.

Por ejemplo un padre que utiliza la culpa para manipular a su hijo, diciéndole que es un «mal hijo» si no sigue sus instrucciones al pie de la letra.

Negación de la Autonomía del Hijo

Los padres con un trastorno narcisista de la personalidad a menudo niegan la autonomía de sus hijos, tratando de controlar aspectos de sus vidas que que los hijos ya podrían gestionar. Esto puede ir desde decisiones cotidianas, como la elección de ropa, hasta decisiones más significativas, como la elección de amigos o actividades extracurriculares. Pero también puede ocurrir lo contrario, que le exijan a los hijos la realización de tareas que aun no están preparados para realizar.

Proyección de sus Propias Inseguridades

Estos padres pueden proyectar sus propias inseguridades y defectos en sus hijos. Por ejemplo, si un padre narcisista se siente inseguro acerca de su propia inteligencia, podría criticar constantemente la inteligencia de su hijo.

Evitación del Compromiso Parental

Algunos padres narcisistas evitan comprometerse en responsabilidades parentales que no les proporcionan una gratificación inmediata. Esto podría manifestarse en una falta de interés por la educación del hijo, la salud emocional o el bienestar general.

Por ejemplo un padre que muestra interés en la vida de su hijo solo cuando se trata de logros que pueda presumir con sus amigos.

Autoritarismo Elevado

padre narcisista enojado con su hija en un sofá gritando

Los padres del género masculino con trastorno narcisista de la personalidad pueden mostrar un autoritarismo elevado, imponiendo reglas estrictas y castigos desproporcionados. Este comportamiento puede ser más prominente en padres narcisistas que en la madres con el mismo problema debido a las normas culturales que a menudo asocian la masculinidad con la autoridad y el control.

Hipersexualización del rol paterno

La hipersexualización del rol paterno es un comportamiento que, aunque es extremo, puede manifestarse en padres del género masculino con un trastorno de personalidad narcisista. Este comportamiento va más allá de la simple falta de límites o la invasión del espacio personal, implica una utilización inapropiada de la masculinidad que crea un ambiente incómodo, inseguro o incluso peligroso para los hijos e hijas.

Esto podría verse por ejemplo en un padre que hace comentarios inapropiados sobre la apariencia física de su hija adolescente, diciendo cosas como «estás creciendo para ser una mujer muy atractiva», lo que la hace sentir incómoda y como un objeto en su propio hogar.

También podríamos verlo en el ejemplo de que un padre narcisista entra en la habitación de su hija sin llamar a la puerta, incluso cuando sabe que ella se está cambiando de ropa y, cuando ella protesta, él responde que como padre tiene el derecho de entrar cuando quiera.

En casos más extremos, el comportamiento puede llegar a ser más grave, incluyendo tocamientos inapropiados o comentarios de naturaleza sexual que son completamente inapropiados para una relación padre-hijo.

Este tipo de comportamiento puede tener un impacto devastador en la autoestima y el bienestar emocional de los hijos. Puede llevar a sentimientos de vergüenza, confusión y una sensación generalizada de inseguridad en lo que debería ser su lugar más seguro: su hogar. Además, puede contribuir a una visión distorsionada de la sexualidad y las relaciones de género, que los hijos llevarán consigo en sus futuras interacciones y relaciones.

Consecuencias de tener un padre narcisista en los Hijos

niña haciendo stop con la mano

Baja Autoestima

Como acabo de mencionar, uno de los impactos más significativos que puede tener un padre con trastorno narcisista de la personalidad en el desarrollo emocional de sus hijos es la baja autoestima. Los constantes comportamientos de invalidación emocional, manipulación y crítica pueden hacer que los hijos duden de su propio valor y capacidades. Este efecto es especialmente dañino durante las etapas críticas del desarrollo, donde la autoestima está en formación.

Por ejemplo, imaginad el caso de María, una chica adolescente que evita participar en actividades extracurriculares porque su padre siempre la critica, diciendo que no es lo suficientemente buena en nada.

Ansiedad y Depresión

Un estudio reciente titulado «The Incorporation of Emotion Regulation Struggles in Highly Complex Developmental Traumatized Individuals» publicado en 2018, destaca que los niños que experimentan trauma complejo en el desarrollo tienen dificultades para regular sus emociones, lo que puede llevar a trastornos de ansiedad y depresión en la edad adulta. La falta de un ambiente seguro y de apoyo emocional en el hogar puede contribuir tanto a la ansiedad como a la depresión.

Los hijos de padres narcisistas a menudo viven en un estado de alerta constante, esperando la próxima crítica o acto de manipulación. Ese estado de hipervigilancia puede llevar a trastornos de ansiedad. Además, la falta de apoyo emocional y la invalidación constante pueden contribuir al desarrollo de una depresión.

Problemas de Relación

Los hijos de padres con un trastorno de personalidad narcisista pueden desarrollar problemas significativos en sus relaciones interpersonales. La falta de un modelo de apego seguro en la infancia puede llevar a patrones de relación disfuncionales en la edad adulta, como la evitación emocional o la dependencia excesiva.

Aislamiento Social

El temor al juicio de los demás y, a veces, el propio aislamiento que puede generar el padre narcisista pueden llevar al aislamiento social. Los hijos pueden evitar situaciones sociales por temor a ser criticados o rechazados, lo que limita su capacidad para formar relaciones significativas fuera del entorno familiar.

hija de padre narcisista llorando sola

Vulnerabilidad a Abuso en Relaciones Futuras

La exposición a un padre narcisista puede hacer que los hijos sean más vulnerables a entrar en relaciones abusivas en el futuro. Al no tener un modelo de lo que es una relación sana, pueden encontrar «normal» el abuso emocional o incluso físico.

Problemas de Regulación Emocional

Por supuesto, la falta de un modelo adecuado para la regulación emocional puede llevar a dificultades en la gestión de emociones intensas, resultando en explosiones emocionales o, en el extremo opuesto, a un aplanamiento emocional.

Es importante destacar que estos efectos pueden variar en gravedad y manifestación, dependiendo de factores como la presencia de otras figuras de apoyo en la vida de los hijos

Trastornos de la Alimentación

La necesidad constante de aprobación y validación paterna puede manifestarse en comportamientos obsesivos en torno a la imagen corporal y la alimentación, lo que podría llevar a los hijos o hijas a desarrollar trastornos como la anorexia o la bulimia.

Desarrollo de Rasgos Narcisistas

Algunos hijos pueden internalizar los comportamientos narcisistas de sus padres y desarrollar rasgos similares. Esto es especialmente cierto si el hijo ha sido «idealizado» por el padre narcisista y utilizado como una extensión de su ego.

Problemas de Identidad

La manipulación y el control constantes pueden hacer que los hijos tengan dificultades para desarrollar un sentido claro de identidad y autonomía. Pueden pasar años tratando de complacer a su padre narcisista, solo para darse cuenta de que han perdido de vista sus propios deseos y necesidades.

bebé de padre narcisista mirándose al espejo. Refleja la dificultad para generar un identidad

Desarrollo de Trastornos de Personalidad

En casos extremos, la exposición continua a un padre con trastorno de personalidad narcisista puede contribuir al desarrollo de otros trastornos de personalidad en los hijos, como el trastorno límite de la personalidad o el trastorno de personalidad por evitación.

Dificultades Académicas y Laborales

La falta de apoyo emocional y la crítica constante pueden afectar al rendimiento académico y laboral de los hijos. La baja autoestima y la falta de confianza en sus propias habilidades pueden hacer que eviten oportunidades y desafíos, limitando su crecimiento personal y profesional.

Estrategias de Afrontamiento Frente a un Padre Narcisista

Establecer Límites Claros

Una de las estrategias más efectivas para lidiar con un padre con un trastorno narcisista de la personalidad es el establecimiento de límites claros y saludables. Los límites son esenciales para cualquier relación, pero se vuelven aún más importantes cuando se trata de interacciones con personas narcisistas, que a menudo no reconocen o respetan los límites emocionales o físicos de los demás.

¿Por qué es importante establecer límites? Los límites actúan como barreras protectoras que ayudan a mantener un sentido de autonomía e integridad personal. En una relación con un padre narcisista, los límites pueden servir para proteger el bienestar emocional y psicológico, minimizando el impacto negativo de comportamientos como la manipulación, la invasión de la privacidad o la crítica constante.

niño con la palabra stop pintada en la mano, refleja el poner límites a un padre narcisista

Buscar Apoyo Externo

La búsqueda de apoyo externo también es importante para afrontar la complejidad de tener un padre con un trastorno narcisista de la personalidad. A menudo, la dinámica en una familia con un padre narcisista puede aislar a los hijos. Por lo tanto, encontrar una red de apoyo externa es necesaria para validar tus experiencias, ofrecer diferentes perspectivas sobre las relaciones y estrategias adicionales para lidiar con los problemas que suponen el tener un padre de este tipo.

Además, el buscar apoyo externo no solo ofrece un respiro del entorno familiar tóxico, sino que también proporciona las herramientas y el apoyo emocional necesarios para navegar a lo largo y ancho de la vida.

Desarrollar Habilidades de Comunicación Asertiva

Aprender a comunicar tus necesidades y sentimientos de una manera clara y asertiva puede ayudarte en las interacciones con un padre narcisista. Por ejemplo, en lugar de decir «me haces sentir mal», podrías decir «me siento mal cuando haces X».

Practicar el Desapego Emocional

Aceptar que tu padre narcisista puede no ser capaz de proporcionar el apoyo emocional que necesitas te permite buscar otras fuentes de apoyo y minimizar el impacto emocional de sus comportamientos.

Informarse

Leer libros, artículos y estudios sobre el trastorno narcisista de la personalidad te proporciona un marco para entender el comportamiento de tu padre y cómo afecta tu bienestar.

Evitar la Idealización

Es muy importante mantener una perspectiva equilibrada y realista de tu padre. Esto implica reconocer tanto sus cualidades positivas como sus comportamientos tóxicos o abusivos.

un padre narcisista subido en un pedestal

Es importante recordar que una persona puede tener cualidades positivas y aún así ser emocionalmente dañina.

Planificar Respuestas a Comportamientos Predecibles

Los narcisistas suelen tener patrones de comportamiento predecibles. Estar preparado para estos comportamientos te permite manejar la situación de manera más efectiva y proteger tu bienestar emocional.

Buscar Ayuda Profesional

Lidiar con un padre narcisista puede ser emocionalmente agotador y psicológicamente dañino. En casos extremos, puede ser necesario buscar la intervención de un profesional de la salud mental para abordar las consecuencias de exponerse al narcisismo paterno.

Escrito por Esther Blazquez Alvarez, psicóloga en Epsiba Psicología en Salamanca y psicóloga online por videoconferencia.

Artículo relacionado:

4.5/5 - (8 votos)