¿Qué es el trastorno por atracón?

El trastorno por atracón es un trastorno de la conducta alimentaria caracterizado por una ingesta elevada de alimentos en un corto periodo de tiempo sin que después de esta ingesta haya conductas compensatorias como el vómito, el uso de laxantes o diuréticos o la realización de ejercicio físico. 

Leer más

No llevar a cabo esas conductas compensatorias es uno de los aspectos que lo diferencia de la bulimia nerviosa y de la anorexia nerviosa.

¿Qué es un atracón?

No es lo mismo una sobreingesta alimentaria que podemos tener todos en diferentes ocasiones a lo largo de nuestra vida, como le ocurre a muchas personas en las comidas de Navidad por ejemplo, que un episodio de atracón.

Características de un episodio de atracón

Un episodio de atracón tiene dos características principales que son la sensación de pérdida de control respecto a lo que se está comiendo y la cantidad de alimentos que se comen en un espacio de tiempo corto (clínicamente se considera que en dos horas).

Chica dándose un atracón al coger comida de la nevera

Además de esto, durante los atracones, la persona suele comer sola debido a la vergüenza que le puede generar el que la vean comiendo de esa manera. Además come hasta que se siente muy llena.

La velocidad de ingesta es muy rápida, lo que dificulta que la persona sea consciente de la cantidad de comida que está comiendo. 

Se podría decir que el motivo de la ingesta es emocional. En un episodio de atracón no se come por tener hambre. De hecho, normalmente, las personas que presentan un trastorno por atracón suele utilizar la comida como medio para regularse emocionalmente.

Todo esto hace que después de los atracones la persona se sienta culpable por no haber podido controlar la ingesta.

Características del trastorno por atracón

Como mencionamos anteriormente, el trastorno por atracón es un trastorno que tiene que ver con la ingesta alimentaria y sus características principales son el comer mucha cantidad de alimento en poco tiempo, unido a una sensación de pérdida de control respecto a lo que se está comiendo.

Dietas

Normalmente las personas que presentan este trastorno de la conducta alimentaria, también padecen obesidad y han intentado llevar a cabo dietas a lo largo de su vida con no muy buenos resultados, aunque estas dietas no suelen ser tan restrictivas como las que aparecen en personas con anorexia nerviosa o bulimia.

Restricción alimentaria

En el trastorno por atracón las personas también suelen presentan períodos de tiempo en los que restringen su alimentación ya sea por completo en un grupo de alimentos específicos. 

Muchas veces esta restricción es la consecuencia de la culpabilidad que sienten debido a los episodios de atracón y no aparece tanto como un antecedente o precipitante de los atracones.

Desorden en las comidas

Además de esa restricción alimentaria, también es frecuente las comidas estén desorganizadas, que el horario de comidas esté descolocado, que no hagan comidas como tales, sino que haya más picoteo que comidas principales, que pasen mucho tiempo sin comer o que estén comiendo durante todo el día sin un horario.

Distorsión de la imagen corporal

En el trastorno por atracón, a diferencia de en otros trastornos de la conducta alimentaria no hay tanta alteración en la percepción de la imagen corporal como en otros trastornos de la conducta alimentaria, aunque normalmente no están a gusto con su cuerpo y sí pueden percibirse con mayor obesidad de la pueda haber realmente.

chica mirándose la barriga en un espejo. En el trastorno por atracón hay menor distorsión de la imagen corporal que en otros TCA

Temor a ganar peso

Así como en la bulimia o la anorexia el temor a ganar peso es muy alto, en el trastorno por atracón el peso no es el centro de la vida de la persona y aunque sí puede haber una preocupación, no hay tanta ansiedad debido a este motivo como en otros trastornos de la conducta alimentaria.

Sentimiento de culpa

Al no poder controlar la cantidad de alimentos que se comen en el episodio de atracón, las personas con este problema sienten vergüenza y culpa. Incluso cuando el peso es muy elevado sienten vergüenza por su cuerpo y pueden evitar actividades en las que se expongan a la crítica. Por lo que no es extraño que el trastorno por atracón vaya acompañado de depresión y trastornos de ansiedad.

Son conscientes de que hay un problema

En el trastorno por atracón hay una mayor conciencia del problema que en la anorexia nerviosa o la bulimia.

Cambios en la menstruación

Así como cuando hay un nivel extremo de delgadez aparece amenorrea, en las personas que presentan un peso muy elevado también suele haber alteraciones en la menstruación.

¿Qué influye en la aparición de un trastorno por atracón?

Factores predisponentes en el trastorno por atracón:

Estos factores incluyen diferentes situaciones y características que facilitan el desarrollo de un trastorno por atracón.

Entre ellos podemos encontrar la interacción social con otras personas (iguales, familia), la influencia de los medios de comunicación, una historia de abuso sexual, bullying, un estilo parental negligente, perfeccionismo, baja autoestima o creencias erróneas en torno a la alimentación y la influencia de la imagen corporal en ámbitos variados.

Dos chicos se meten con otro chico en el colegio. Las historias de abuso pueden funcionar como una vulnerabilidad para desarrollar un trastorno por atracón

Factores desencadenantes en el trastorno por atracón:

Los factores desencadenantes se refieren a aquellas variables que dan inicio a la aparición del trastorno por atracón. Es decir, son los factores explicativos que aparecen justo antes del inicio del problema. 

Entre los factores desencadenantes más frecuentes en el trastorno por atracón encontramos la ansiedad, depresión y otros estados emocionales que se pueden considerar negativos.

También factores a nivel social como las críticas de amigos, familiares o personas importantes para la persona, dificultades en las mismas relaciones o pérdidas afectivas.

Así mismo las dietas pueden propiciar la aparición de un trastorno por atracón.

La presencia de otros problemas de la conducta alimentaria como explicación al trastorno por atracón:

Fairburn (2012) ve el trastorno por atracón como una etapa que se da en una cadena de problemas asociados al comportamiento alimentario

Un trastorno de la conducta alimentaria como precedentes al trastorno por atracón

Teniendo en cuenta este punto de vista, un atracón podría aparecer en una secuencia iniciada por una dieta para bajar de peso en la que cada vez se restringen más alimentos dando lugar a la aparición de anorexia nerviosa. 

Esa restricción facilitaría la aparición de episodios de atracón, que con el tiempo podrían ir seguidos de conductas compensatorias como el vómito, dando lugar a un cuadro de bulimia.

El control de la obesidad como explicación al trastorno por atracón

En esta secuencia, la explicación a la aparición del trastorno por atracón se centra en que la presencia de una dieta no tan restrictiva como para dar lugar al desarrollo de anorexia nerviosa puede dar lugar a episodios de hambre intensa o ansiedad que acabarían en un episodio de atracón. 

Si esta situación no fuera solventada podría explicar el desarrollo del trastorno por atracón.

Se muestra un peso junto a comida saludable. El control de la comida puede astur como desencadenante de un atracón

Sobrealimentación durante la infancia 

Los modelos que seguimos en nuestra infancia respecto a la alimentación podrían continuar durante la vida adulta. En esta secuencia Fairburn propone que la persona al ser consciente, aunque no necesariamente haya obesidad, de su forma de alimentarse trate de hacer alguna modificación y esta de lugar al trastorno por atracón.

La falta de control de impulsos en la comida como explicación al trastorno por atracón

En esta secuencia sería la falta de control de impulsos lo que llevaría a la persona a darse un atracón y no tanto una dieta.

Explicación del trastorno por atracón a nivel biológico:

Dentro de las teorías biologicistas, un estudio llevado a cabo en 2008 por Cecil, Tavendale, Watt, Hetherington y Palmerse se halló una variante genética llamada FTO, gen asociado a la obesidad y a la grasa corporal, por lo que esta variante puede vincularse con la tendencia a desarrollar un IMC más alto. Más tarde, en 2015, Micali, Field, Treasure y Evans, demostraron que algunos de los genes asociados a un mayor IMC, entre ellos la variante mencionada, se asociaba con un mayor riesgo de desarrollar atracones en adolescentes.

¿Por qué se mantienen los atracones?

Muchas veces en el trastorno por atracón el darse ese atracón tiene una función reguladora a nivel emocional y no viene precedido tanto por una dieta restrictiva o un desorden en la alimentación.

Cuando una persona se da un atracón este puede ayudar a corto plazo a la persona por diversos motivos. 

Entre las consecuencias de darse un atracón a corto plazo y que pueden parecer “positivas” ya que eliminan una sensación aversiva una de las más destacables es que al darse un atracón, la sensación de pérdida de control, provoca que la persona durante ese momento no tenga presente condiciones que son negativas para ella, como situaciones que le generan ansiedad, la sensación de abandono y otros estados emocionales negativos. 

A largo plazo algunos factores que pueden mantener la presencia de los atracones son la presencia de dietas contra el sobrepeso y el no aprender a cubrir las funciones que tiene el atracón, como la regulación emocional o la evitación de ciertas emociones. 

Tratamiento del trastorno por atracón

En el trastorno por atracón el tratamiento central está dirigido a eliminar o reducir la frecuencia de los atracones así como a la prevención de que vuelvan a suceder con la misma intensidad.

No es una tarea sencilla porque como ya dijimos hay muchos factores que influyen en el inicio y en el mantenimiento del trastorno que hay que tener también cuenta: presencia de trastornos del estado de ánimo, trastornos de ansiedad, la conducta alimentaria, la presencia de otras enfermedades o el riesgo de padecerlas debido a la obesidad, etc.

Hay seis platos usados como muestra de la cantidad que se puede comer en un trastorno por atracón

Tratamiento de otros problemas vinculados al trastorno por atracón

Y es que lo cierto es que en el trastorno por atracón lo más habitual es que haya otros problemas psicológicos que hay que evaluar y tratar, ya que muchas veces el trastorno por atracón sea la consecuencia del mal afrontamiento de ese otro problema. Por tanto el tratamiento normalmente va dirigido a tratar ambos. 

Los atracones

Pero en lo que se refiere a la eliminación de los atracones, se empieza con una evaluación del estilo de ingesta alimentaria que tiene la persona y se analizan los episodios de atracón.

Para ello, además de la entrevista,  se utiliza un registro para las comidas que se hacen durante todo el día y otro registro para cuando aparecen los atracones en el que se tiene en cuenta diferentes variables situaciones y emocionales para identificar los desencadenantes de cada episodio de atracón y ver la frecuencia real de los atracones.

Establecer una dieta saludable y variada es uno de los primeros objetivos. Para ello se dan pautas sobre un estilo de alimentación saludable y adaptado al trastorno por atracón: alimentación equilibrada en la que se incluyan todos los tipos de alimentos, el número de comidas diarias y cada cuánto tiempo teniendo en cuenta también la cantidad.

El peso

Después de haber conseguido y mantenido en el tiempo un patrón de alimentación saludable, donde hayan desaparecido los atracones, y si es necesario, se puede hablar de conseguir un peso saludable teniendo en cuenta las características de la persona.

Tratamiento de características asociada al trastorno por atracón

En el trastorno por atracón también se valoran las creencias que tiene la persona respecto a su imagen y cómo la perciben las demás, las consecuencias y dificultades que genera el tener obesidad (si la hay) en la vida diaria, situaciones que se evitan por temor a lo que puedan pensar los demás o por evitar emociones negativas.

Actividad física

Al mismo tiempo se tiene en cuenta el nivel de actividad física que tiene la persona, que normalmente es bajo. Se identifican las dificultades para hacer ejercicio y se va tratando de aumentar el tiempo que dedica la persona a realizar actividades de este tipo.

Escrito por Esther Blázquez Álvarez, psicóloga en Epsiba Psicología.

Bibliografía

Gempeler Rueda, J.,  (2005). Trastorno por atracones: ¿entre los trastornos de la conducta alimenticia y la obesidad? Una mirada cognoscitiva comportamental. Revista Colombiana de Psiquiatría, XXXIV(2), 242-250. 

Cuadro, E., & Baile, J. I.  (2015). El trastorno por atracón: análisis y tratamientos. Revista Mexicana de Trastornos Alimentarios, 6(2), 97-107. 

Guisado, J. A., & Vaz, F. J.  (2001). Aspectos clínicos del trastorno por atracón o «binge eating disorder». Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, 21(77), 27-32. 

Ayensa, B. J., I. (2016). Trastorno por atracón: Diagnóstico, evaluación y tratamiento (Manuales prácticos) (1.a ed.). Ediciones Pirámide.

5/5 - (11 votos)