Blog

Blog de psicología

activación Conductual depresión

¿Qué es la activación conductual y cómo se aplica a la depresión?

La terapia de activación conductual es una de las terapias que han demostrado eficacia para el tratamiento de la depresión y de otros trastornos del estado de ánimo. De hecho ha demostrado mayor rapidez que la medicación en la desaparición de los síntomas depresivos.

Pertenece a las denominadas terapias contextuales o de tercera generación y se centra más en los síntomas que presenta cada persona en cuestión que en un cuadro clínico general. La terapia de activación conductual se centra más en la conducta de cada paciente que en los aspectos biológicos o cognitivos.

¿Cuál es la diferencia entre la terapia cognitiva y la terapia de activación conductual?

El primer objetivo de esta terapia es encontrar aquellos comportamientos o conductas que están manteniendo o reforzando la presencia del estado de ánimo depresivo y, tras esta evaluación, junto al paciente se buscan aquellos comportamientos o actividades que pueden ayudar a la persona a superar ese episodio. Para ello se utilizan diversas herramientas como el registro de conductas, se programan actividades entre sesiones, el registro del estado de ánimo, resolución de problemas, etc.

Por tanto, lo que diferencia la terapia de activación conductual de la terapia cognitiva es que en la terapia de activación conductual se espera que el cambio en el comportamiento conlleve un cambio a nivel cognitivo y de estado de animo, mientras que la terapia cognitiva se centra más en la evaluación de los pensamientos y que el cambio de estos conlleve una variación en el estado de ánimo y en la conducta.

¿Cuáles son los principios o bases de las que parte la activación conductual en la depresión?

Podemos resumir las líneas generales de este tipo de intervención en 10 principios generales:

Principio 1: La clave para cambiar como se sienten las personas consiste en ayudarlas a cambiar lo que hacen. Desde la AC se defiende que el cambio de conductas ayuda a cambiar el cómo se siente una persona. Defiende un enfoque conductual de fuera a dentro, es decir, no hay que esperar a tener ganas de hacer algo, sino que se hace algo y ese algo hará que después de la persona se sienta mejor. 

Principio 2: Distintos cambios vitales pueden llevar a la depresión, y las estrategias inmediatas que se emplean para afrontarlos pueden bloquear indefinidamente a las personas. Se refiere a la identificación de conductas que mantienen o agravan ese estado depresivo y a buscar cambios en el comportamiento que ayuden a eliminar ese estado depresivo. Esos comportamientos nuevos para que sean positivos en la terapia deben ir seguidos siempre que se pueda por un reforzamiento natural. El reforzamiento natural de una conducta se refiere a que con el mero hecho de llevar a cabo “x” comportamiento aparezca una sensación positiva o de bienestar, por ejemplo el sentirse bien por haber recogido el dormitorio o la cocina. 

Principio 3: La pista que ayuda a averiguar que será antidepresivo para un cliente en particular radica en saber qué precede y qué sigue a las conductas importantes. Es muy importante saber que ocurre antes y después de los comportamientos, tareas o conductas que se programan en sesión ya que de ello depende la efectividad del tratamiento. Con ello los pacientes pueden detectar cómo les influye el estado de ánimo a la hora de llevar a cabo esas conductas y después de relaizarlas. Para ello, en terapia se utilizan los registros de conducta.

Principio 4: Estructurar y programar actividades de acuerdo con un plan, no un estado anímico. Se acuerda con el paciente los comportamientos a llevar a cabo entre sesiones dejando claro que esas tareas son el objetivo a seguir a pesar de tener un estado de ánimo decaído. Esto hace que la persona no le de tanto poder al estado de ánimo, lo que ayuda a aumentar la sensación de control del paciente y a mejorar la percepción que tiene de sí mismo.

Principio 5: El cambio resultará más fácil si se empieza muy poco a poco. Es más sencillo cambiar algo cuando ese cambio se da paso por paso. Para ello se desglosa la conducta objetivo en comportamientos o acciones más pequeñas. Por ejemplo, imaginemos que uno de los objetivos del paciente es ser capaz de leer un libro, será más sencillo si el paciente primero elige el libro que quiere leer, después comprarlo, después leer 3 páginas, etc.

Principio 6: Prioriza las actividades que tendrán un reforzamiento natural. En la AC se priorizan aquellas conductas que se ven reforzadas de forma natural ya que ayudan a que esas conductas antidrepresivas se mantengan naturalmente, aunque a veces cuando el objetivo a alcanzar es a largo plazo también pueden utilizarse reforzadores arbitrarios.

Principio 7: Actúa como un entrenador. El objetivo es solucionar los problemas y dificultades que tiene el paciente. Para ello el psicólogo le enseña diferentes habilidades y utiliza un enfoque de solución de problemas.

Principio 8: Insiste en mantener una aproximación empírica de solución de problemas, y reconoce que cualquier resultado puede ser útil.Se anima al paciente a llevar a cabo las tareas entre sesiones a pesar de que el resultado no sea el esperado ya que este resultado es igualmente útil.

Principio 9: No lo hables, actúa.El eje de la AC es la actividad, por ello se mandan tareas o actividades en todas las sesiones.

Principio 10: Trabaja para solucionar las barreras actuales a la activación o las que posiblemente aparecerán. Cuando una de las tareas o actividades entre sesiones no se ha llevado a cabo, es importante analizar el motivo por el que ese comportamiento no se realizó para, así, ayudar a resolver esas dificultades.

¿Cómo es la estructura de la intervención en depresión con la terapia de activación conductual?

La TAC es una terapia estructurada orientada a la acción y con una visión de solución de problemas. Sin embargo, las sesiones no siguen un protocolo estricto ya que se adaptan a cada paciente y situación.

Las sesiones habitualmente tienen una duración de entre 45 y 50 minutos. En la primera sesión se realiza una evaluación en la que se recoge la información necesaria para comenzar la intervención. En ella se explica también en qué consiste la TAC, el modo en que se lleva el tratamiento y las posibles preguntas del paciente sobre la intervención. 

Al principio es normal que el psicólogo o terapeuta tenga un rol más activo que el paciente en lo referido a la evaluación de dificultades semanales, propuesta de actividades, etc. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo el paciente es quién va valorando su evolución y propone nuevas actividades o conductas “antidepresivas”, además de darse cuenta de cuáles son las variables que van influyendo en la consecución de los objetivos semanales.

Durante los primeros 10 minutos de la sesión paciente y psicólogo elaboran el plan o agenda que se seguirá en esa sesión incluyendo los 3 o 4 temas más importantes para el paciente. Si durante la sesión el terapeuta o el paciente deciden dejar esa agenda a un lado, será el terapeuta el que decida si es un tema tan importante como para abandonar la agenda de ese día y centrar la sesión en ese problema valorando si esa cuestión es importante para los objetivos del paciente.

En la mayoría de las sesiones habrá un repaso de las actividades programadas y dificultades que han surgido durante la semana. También se incluye en todas las sesiones la programación de las actividades semanales, así como seleccionar las estrategias que pueden ayudar a hacer frente a las dificultades que conlleva la realización de esas actividades o tareas.

A medida que van sucediendo las sesiones se le va pidiendo feedback del proceso al paciente y ya hacia el final de la intervención se dedica más tiempo a las ganancias terapéuticas y a la prevención de recaídas.

Con este artículos esperamos haber despejado las dudas que algunas personas han presentado respecto a las diferencias de este tipo de terapia con la clásica terapia cognitivo conductual.

Escrito por Esther Blázquez Álvarez, psicóloga en Epsiba Psicología

¿Te ha parecido interesante?
¡Compártelo!

5/5 - (4 votos)

3 Comments

  • Alejandro

    Un artículo muy completo! Estoy buscando ayuda en esta situación, a tener en cuenta tus consejos.
    Gracias!

  • Vanessa

    Super interesante el articulo!!!

    • EpsibaPsicología

      Muchas gracias Vanessa!

  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *