Tratamiento de Ansiedad

Tratamiento de ansiedad, fobias y trastornos relacionados en Salamanca

En los trastornos de ansiedad hay algunos elementos comunes como la inquietud, la preocupación o el miedo. La ansiedad es una respuesta emocional normal y necesaria que hace que nuestro cuerpo se ponga en alerta preparándose para hacer frente a algo.

Ante un examen o una situación incierta es normal responder con nerviosismo o preocupación. Pero cuando la ansiedad impide que las personas se desenvuelvan en su día a día entonces nos encontramos antes una respuesta desadaptativa que da lugar a un trastorno.

Existen varios tipos:

  • Fobias: En las fobias el estado de ansiedad o miedo se aparece ante una situación u objeto específico. Al aparecer el objeto causante de miedo se produce una reacción de ansiedad inmediata y desproporcionada que, al ser aversiva, hace que finalmente se acabe por evitar esa situación/objeto huyendo del malestar que genera.
  • Trastorno de Ansiedad Social (Fobia Social): El mecanismo es el mismo que en las fobias pero referido a una situación social. Normalmente, la ansiedad es generada por los propios pensamientos de la persona afectada (pensar que uno va a ser evaluado por terceros de forma exhaustiva).
  • Trastorno de pánico: En este trastorno se producen ataques de pánico que conllevan sensaciones físicas, fisiológicas y psicológicas, lo que suele causar terror y miedo a perder el control. Lo más frecuente es que la persone asocie el lugar o situación en la que se produjo el primer ataque de pánico a las sensaciones que tuvo (taquicardia, dificultad respiratoria, sensación de mareo, temblores) y acabe evitando ese lugar o actividad.
  • Agorafobia: En la agorafobia se produce una elevada ansiedad ante situaciones en las que la persona piensa que no va a poder escapar en el caso de que se produjeran sensaciones parecidas a un ataque de pánico u otros síntomas molestos.
  • Trastorno de Ansiedad Generalizada: Se produce una preocupación excesiva hacia posibles acontecimientos futuros negativos o amenazantes, lo que conlleva que la persona se encuentre la mayor parte del día en un estado de sobreactivación o alerta fijando su atención en las señales relacionadas con el motivo de su preocupación
  • Mutismo Selectivo: Las personas afectadas al enfrentarse a determinadas situaciones presentan tan ansiedad que les resulta imposible llegar a comunicarse. Sin embargo, en las situaciones en las que se sienten cómodos no tienen problemas a la hora de expresarse.

Otros tratamientos psicológicos

 

Llama y solicita información